Agua de mar, excelente aliada en la cocina

by Bienvenida Morales | 19 julio, 2018 10:32 pm

Hace ya unos años que empecé a utilizar el agua de mar en la cocina y a experimentar
en cada plato que elaboro. Es muy fácil y una excelente manera
de enriquecer los alimentos de forma natural, porque aporta minerales de
la mejor calidad, al mismo tiempo que potencia el sabor de la comida.

El agua de mar, por su riqueza mineral, es un excelente nutriente celular, y nos ayuda a recuperar el equilibrio perdido. Su efecto será mayor si lo acompañamos de una alimentación saludable. Cada día mas personas la utilizan
de múltiples formas, tanto a nivel terapéutico como a nivel nutricional y también en la cocina. Es una saludable alternativa a la sal común, porque enriquece nuestros platos con un extra de minerales de primera calidad, al mismo tiempo que potencia de manera natural el sabor de los alimentos.

Debido a las técnicas de cultivo empleadas hoy en día en la agricultura convencional, la mayoría de los alimentos carecen de muchas vitaminas y minerales, porque las tierras donde son cultivados han sido muy explotadas
y deterioradas. Esto repercute directamente sobre la calidad del fruto que vamos a comer. Por este motivo, incorporar el agua de mar en nuestras comidas, ayuda a revertir este problema.

SAL COMÚN VS AGUA DE MAR

La sal común o de mesa es una sal refinada que se compone de cloruro de sodio y carece de la mayor parte de minerales y oligoelementos, que son imprescindibles para nuestra salud. Sin embargo, el agua de mar tiene cloruro de sodio (un 86% de su residuo seco) y el 14% restante son todos los minerales que nuestras
células también necesitan para nutrirse y regenerarse. Está en perfecto equilibrio, es integral, y sus minerales son órganicos y biodisponibles, es decir, fáciles de asimilar por el organismo.

Al añadir sal refinada siempre hay que tener mucho cuidado de no excederse en las cantidades, una porque no es saludable y otra porque salaría demasiado la comida. El agua de mar, sin embargo, sería la mejor opción, dado
que a nivel nutricional es muy completa, y en el caso de excedernos un poco, no nos salaría la comida, sino que potenciaría los sabores de todos los ingredientes que usemos.

Este recurso natural tan saludable lo podemos añadir a la hora de elaborar la gran mayoría de platos, pero hay casos en los que no es posible o práctico utilizarla. Cuando esto sucede, recomiendo el uso de una buena sal marina virgen, sin refinar, que a nivel nutricional también es muy completa.

NO ES UNA MODA

En una de mis visitas a la isla de Tabarca, unos pescadores nacidos allí me contaron que antiguamente, el agua de mar siempre se había utilizado en la cocina, sobre todo para lavar el pescado y el marisco, para conservarlo y en algunos casos para cocinarlo. Este no es un caso aislado, porque tradicionalmente muchas poblaciones
costeras han realizado esta misma práctica.

¿CÓMO UTILIZARLA? MÚLTIPLES USOS

Para cocinar cualquier plato que lleve caldo (sopas, guisos, cremas, purés…), siempre recomiendo añadirla al final, una vez que el proceso de cocción ha terminado. No hay una cantidad exacta establecida, sino que es mejor añadirla
poco a poco y probar el caldo hasta conseguir el sabor deseado.
Las legumbres se pueden poner en remojo con una mezcla al 50 % de agua de mar y agua mineral, baja en residuo seco o filtrada. De esta manera, conseguimos que absorba parte de los minerales.

En la elaboración de cereales como arroz, mijo, etc o en las pastas, no utilizo el agua marina durante la cocción
de los mismos, sino que la añado a la salsa con la que acompaño el cereal. En el caso de la paella, si cocería
el arroz en una proporción del 50% con agua mar y 50% de agua mineral. Aunque pierde parte de sus minerales debido a la coción, el resultado es muy bueno por el sabor que se obtiene, especialmente en las paellas de pescado
y marisco.

Cuando hago un paté, por ejemplo hummus de garbanzo, añado agua de mar en la misma proporción que agua dulce. Independientemente de la cantidad de agua que se necesite para elaborar cada tipo de pate.

Cuando hago panes o bases de pizzas, siempre tengo muy buenos resultados en cuanto a sabor y textura. Al preparar la masa, sólo utilizo agua de mar. En el caso de ser un panadero a nivel profesional, puede variar la cantidad dependiendo de las harinas y el tipo de pan que se quiera hacer. Lo ideal es experimentar con diferentes proporciones de agua marina, hasta conseguir el resultado deseado.

Estos sólo son algunos de los usos que le podemos dar en la cocina, por eso animo a todas aquellas personas que todavia no han probado, a que experimenten y saquen sus propias conclusiones.

Por Roque Sanchís

Cocinero profesional especializado en comida saludable.

Source URL: http://www.amigosdelaguademar.org/agua-de-mar-excelente-aliada-en-la-cocina/